Posted in Poesía on February 13, 2013 by tiquiciadesterrada

pequeño paraíso
este rincón de sueño
de piel cálida y párpados a media hasta.
pequeño manantial
en medio de una tierra áspera,
ajena, pesada, gris.
fácil el despertar,
fácil la vuelta a un reloj que no se detiene,
a una libreta de requisitos,
de números de teléfono.
pequeño paraíso el dejar de lado todo
menos el descanso y la piel.
difícil aceptar que es pasajero.

 

Posted in Uncategorized on February 6, 2013 by tiquiciadesterrada

yo le he puesto nombre a hombres que nunca conocí pero que vos conociste. un sinfín de apodos y de hipotéticas y bélicas estrategias contra ellos ha pasado por mi cabeza. es un desfile de odio sin razón, sin justificación alguna, excepto el miedo a fantasmas que puedan meterse por tu ventana, que es mi ventana, bajo tus sábanas, que son mis sábanas, y susurrarte al oído – al que yo le susurro como si mío fuera – que el viento aún carga partículas de cuerpos pasados, de noches de deseo, de labios que supieron decir la palabra adecuada, en todos los momentos en los que a vos se dirigieron. entonces cierro las puertas de mi casa, y aunque haga calor las ventanas, y me encojo en mí mismo y en mis sábanas, sabiendo que en algún lugar estarás recordando mi cuerpo (que hoy es tu cuerpo), y aquel día (que tal vez sea este día) que hablé como poeta, como amor, como sabio. y me hago fantasma.

Posted in Poesía on February 5, 2013 by tiquiciadesterrada

venas.
venas en la esquina de mi cuadra, caños de sed eterna.
venas en los bordes de tu espalda, un racimo de nidos silenciosos.
venas en la certidumbre de la sangre, 
en el fluir microscópico de nuestros ancestros.
una bomba de tiempo.
derramarme para poder existir,
para poder creer en la batalla.
venas bajo el agua,
bajo la torpe corteza de la piel.
caer en el abismo de la sangre,
partir de lo que hay escrito en las paredes.

De la mano tuya, recuerdo

Posted in Poesía on February 5, 2013 by tiquiciadesterrada

De la mano tuya, recuerdo,
anduvimos por todas las calles,
tomamos el agua de los caños,
nos faltó el miedo a la lluvia y a la noche.

Ahora, de la mano tuya, recuerdo,
me deshago en un sin fin de posibilidades
en rutas aéreas, en cinco carriles,
en la fiebre agria del que no se cura.

Y se me olvida, de hecho, el color de tu mano,
el sabor a abrazo con el que me dejaste.
Tendré que buscarte entre mis fotos
a ver que apellido tenías, o que rostro. 

something caught on fire

Posted in Poetry on May 6, 2012 by tiquiciadesterrada

something caught on fire
near here. sirens come
barreling down the road,
cars pull over to the side:
there is someone to be saved
and we hope they do so
valiantly and swiftly.
there are folks
who are willing to help
put out fires — all
of our houses are ablaze.
perhaps they learned to
effectively, and their
houses stand unafraid.
i splash bucketfuls of
water at the walls all day long.

remiendos

Posted in Poesía on May 5, 2012 by tiquiciadesterrada

Una palangana
bajo la gotera.
Una curita en la rodilla.
Frenillos, masquin tape,
un par de clavos,
muletas, cedazo a la ventana,
un taco de servilletas pa’ la pata de la mesa.
un trago.
algo que te distraiga.
pretensiones de plenitud.
ignorar la culpa.
una luna llena, un puño en el pecho,
un párpado sobre el ojo
y el aliento del sueño
en los pulmones.

 

Un perro

Posted in Poesía on May 4, 2012 by tiquiciadesterrada

Un perro quiere ser gaviota
y se acerca al borde de un acantilado:
“Me cago en esta perra vida,
o vuelo o me hago eco de ladridos”
Pero Dios baja en foma de espectro.
“Tatica -¿sos vos?- casi me matás del susto”.
“Pero ¡perro! ¿no te has dado cuenta
que las gaviotas sólo tienen dos patas?
¿que cuando hace mucho viento se quedan
suspendidas en el mismo lugar
por mucho que batan las alas?
Ninguna gaviota he yo visto con un collar
y un tejado. Vuelve de donde viniste y deja la rabia”.
Dios se desvanece en un acantilado y un perro
olfatea el camino a casa.