una liviana noche
llegaste con cara de muerte,
con la hermandad en las manos,
buscando pan y versos.
digerimos algunas leyendas,
y bebimos para bajarnos
algunos errores pasados.
nunca amaneció de nuevo,
y ahora los dos rondamos perpetuos
en una noche liviana
llena de lluvia,
llena de palabra.

Advertisements

One Response to “”

  1. Me encanta tu poesía; tiene bastante pasión. Me gustaría saber a quien lees. ¡Saludos!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: